Montaña Central: territorio y paisanaje en el corazón de Asturias

Esta porción del paraíso que llamamos Montaña Central de Asturias es más que la cuenca minera por antonomasia, es más que la tradición agrícola y ganadera, aún más que un territorio sorprendente. Es el lugar en que sus habitantes siguen viviendo, trabajando y acogiendo al visitante, que podrá descubrir patrimonio, cultura y naturaleza siguiendo las carreteras y caminos que se adentran y pueden dejarnos incluso perdernos en este corazón del Principado.

Tenemos la suerte de poder mostrar, a través de los diversos centros de interpretación y demás equipamientos de la zona, el valor, el interés, la historia pero también la presencia latente de la suma de paisaje y paisanaje. Os invitamos a descubrir una tierra que todos los asturianos apreciamos por encerrar un legado vivo: aquí te aguarda una hermosa sorpresa.

¡Disfruta del verano en la Montaña Central!

 

El verano es suave en la Montaña Central de Asturias. En los días calurosos y despejados, la atmósfera envuelve de una luz irreal el paisaje cambiante de la comarca y las tormentas estivales refrescan el ambiente, impregnándolo con un inconfundible aroma a tierra mojada. Los días se alargan, y por lo tanto, podemos alargar nuestro tiempo de ocio. Las cumbres y los caminos se hacen más accesibles que nunca, en la que siempre será Puerta de Asturias. Ya eran conscientes de ello los romanos que ansiosos por explotar el oro astur y las riquezas minerales, trazaron una ruta para el acceso de sus tropas desde la meseta al Cantábrico.  Esta calzada es conocida como Vía Carisa.

Tomar el pulso al verano en la Montaña Central es acercarse a sus pueblos y aldeas, donde un nuevo ritmo se impone. El ganado se lleva a las brañas, en los puertos de montaña, y en las aldeas queda el duro trabajo de segar los prados, guardar el pasto y recoger las patatas. Los piescales, ciruelos, cerezos y manzanos de San Xuan se llenan de frutos, a la vez que macizos de calas y hortensias alegran cada pueblo con su color.

Las caserías se engalanan con riestras de cebollas y fabes secando en los corredores de las casas, paneras y hórreos.  Uno de los pueblos con mayor cantidad de hórreos de Asturias es Güeñu/ Bueño (Ribera de Arriba), con casi medio centenar, que cuenta con una ruta interpretada que da a conocer este singular granero, elementos etnográfico asturiano por excelencia.

Pero además de para contemplar sus ricos pueblos y paisajes, el verano es también ideal para disfrutar de la oferta cultural y las jornadas  gastronómicas que la nueva estación trae consigo a la Montaña Central. En julio, jornadas del Pitu de Caleya, en el Valle del Río Negro (Aller), jornadas del solomillo y el Bonito en Cenera (Mieres). En Agosto las jornadas del cordero a la estaca en la Enfistiella (Aller). Y en septiembre, la Feria de los quesos artesanos de Asturias en La Foz (Morcín).

Para los amantes de las romerías, el ambiente veraniego de la Montaña Central se anima con arraigadas fiestas que arrancan en junio con San Xuan en Mieres, tradicionales romerías como las de las capillas de La Madalena por Santiago y por la Magdalena, Fiestas de Interés Turístico Nacional, que atraen gentes de todas partes como el Corderu en el incomparable paraje del Prau L.lagüezos (Lena-Quiros) y nuevas celebraciones como el Festival Astur-Romano de Carabanzo (Lena).  Nunca faltan casi en cada pueblo y durante toda la estación estival, les fiestes de prau con la tradicional procesión religiosa, la puya`l ramu y la actuación musical que anima el baile, como en las fiestas de La Luz en Soto Rei/ Soto de Rey (Ribera de Arriba) o las de San Adriano (Riosa).

PINCHE AQUÍ PARA CONOCER LA PREVISIÓN METEREOLÓGICA

   PROGRAMA DE VISITAS A LA CARTA

 

Descubre los Centros Visitables del Territorio Museo Síguenos en twitter Únete a nuestro grupo de facebook